Páginas

Entradas populares

domingo, 30 de noviembre de 2014

La importancia de no dejarse las cosas a medias (2ª parte)





Lo prometido es deuda.

Esta segunda entrada, era la que iba a escribir primero, como comenté en la anterior fue mi hijo el que me dio la idea, esta vez no quería hablar de mi vida privada, se lo comenté a Daniel, y, me dijo que me documentara del tema. Eso es lo que he hecho, aunque en todas mis entradas siempre le doy un toque personal, esta vez voy a ser más escueta.

A continuación os mostraré lo que he ido encontrando, como siempre espero que os sirva de gran ayuda:

Divide la atención: si tienes algo a medias e intentas hacer otra cosa, tendrás un ojo en cada cosa. No podrás poner toda tu atención (lo más grande que tienes) en lo siguiente que hagas.

Es un retraso disfrazado: dejar una tarea a medias es diferir un "problema". Es un frente abierto que tarde o temprano volverá sobre nosotros. Y seguramente en el peor momento.

Da sensación de no avanzar: una tarea terminada es una tarea tachada que da sensación real de progreso y resultados. Muchas tareas a medias dan sensación real de bloqueo.

Aumenta el agobio: cuantas más cosas a medias pendientes, más sensación de agobio y ansiedad. Y es posible que estrés.

Impide empezar cosas nuevas: cuando cierras una puerta puedes abrir otra (proyectos…) con más confianza. Pero si tienes muchas a medio cerrar nunca te verás con la seguridad para empezar cosas nuevas. Las cosas nuevas te hacen crecer y aprender. Las viejas a medias no.

Te acostumbras a ello: como cualquier mal hábito, a base de repetirlo va creciendo en forma de espiral y acostumbrándonos a hacer las cosas así. Dentro de unos años, será todavía peor.

"Es importante hacer frente a este estilo de vida en la adolescencia, porque se puede acabar convirtiendo en modo de vida crónico y frustrante en la edad adulta. Para acabar con la inactividad y la postergación de tareas, se recomienda:

1. Aprender a lograr un equilibrio cotidiano entre las acciones que se perciben como obligaciones o deberes (como limpiar o estudiar) y las cosas que se hacen y se perciben como "deseos" (por ejemplo salir con los amigos, ir al fútbol o practicar aeróbic). Por ello, es necesario planificar actividades que cada persona perciba deseos, hobbies o pasatiempos.

2. Introducir actividades gratificantes en la rutina diaria. Las personas sometidas a situaciones de poca estimulación, ambiente y vida monótona, y bajo nivel de actividad son propensas a sufrir trastornos del estado de ánimo y de ansiedad. La sensación de "no hacer nada", puede provocar sensación de estancamiento, desasosiego e intranquilidad. Un nivel adecuado de actividad está relacionado con un buen estado de ánimo.".

De los objetivos que me había propuesto, lógicamente no los he cumplido todos, como dice Nicolás que buscando un objetivo te puedes dar cuenta de que hay otros, eso es lo que me ha pasado con el baile, ahora también estoy haciendo danza contemporánea,  me hace sentir libre. La parte de no juzgar y ser mejor persona me cuesta, seguiré intentándolo, y seguramente lo conseguiré, tengo que añadir otra cosa que soy excesivamente impulsiva, y esto tengo que controlarlo, respirar hondo y contar hasta diez antes de decir algo, que probablemente media hora más tarde me arrepentiré, siempre todos nuestros actos tienen consecuencias y esto no hay que olvidarlo, para antes de seguir, reflexiona cuenta y sigue. Seguramente no tendrá tanta importancia como pensabas, y seguro que dirás merece la pena, fastidiar este momento por eso… todo tiene solución.

Me planteó muchas veces si hay gente mala en el mundo, y he llegado a la conclusión de que no, son las menos, pero hacen más ruido, creo que son personas que realmente no saben lo que hacen, tal vez haya algunas que si, pero son las menos, porque si fuésemos conscientes del daño que ocasionamos con nuestros actos, más de uno actuaría de manera diferente.

Generalmente, siempre doy un toque de ánimo y de positividad a mis entradas, pero he pasado una semana horrible, como hacía tiempo que no pasaba, estaba agotada psicológicamente. No entendía  muchas cosas que estaban pasando a mi alrededor, y la situación os iba a poner que me estaba superando, pero mientras escribía miraba a mi niño, y esto a mi no me supera. Me gustaría comprender y olvidar, pero es realmente difícil, así que he optado por aceptar, sacar el lado positivo, seguir adelante, y sobre todas las cosas, respetarme a mi misma.

 
Hoy casualmente he encontrado esto que me está ayudando y espero ayudar a otras personas:

· Piensa menos, siente más.

· Frunce menos, ríe más.

· Habla menos, escucha más.

· Juzga menos, acepta más.

· Mira menos, haz más.

· Quéjate menos, aprende más.

· Tiene menos, ama más.

Un abrazo,

Natalia Requena.

PD: Haz de tu casa un hogar, vacíala de cosas, límpiala, y así, vaciarás tu mente. Como dice mi amiga siempre que puedas disfrútala. ¡Esto también lo he conseguido¡. Esta entrada se la dedico a mi hermana, te quiero Vic.