Páginas

Entradas populares

Mostrando entradas con la etiqueta Thich Nhat Hanh. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Thich Nhat Hanh. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de febrero de 2016

Definiendo mi futuro


 
 
"¿Qué debería hacer cuando me siento triste?
Algo maravilloso es sonreír a tu tristeza. Esta es una práctica muy simple pero tiene gran efecto. Tu sonrisa es como un rayo de sol. Puede haber un rayo de sol con la lluvia. Puedes sonreír y llorar al mismo tiempo, y será como si estuvieras haciendo un arco iris.
Thich Nhat Hanh."
¿Destino o casualidad?
Qué caprichoso puede llegar a ser el destino cuando te encuentras en el lugar erróneo y en el momento inadecuado, y cuando no hacemos caso de las señales, una vocecita me decía que me tenía que marchar. El destino o la casualidad quiso que parase un tiempo, por ahí dicen que todo ocurre por algo, llevaba tiempo dándome cuenta que tenía que parar, reflexionar, y tomar un rumbo, y,  por alguna razón inexplicable a mi todo me pasa junto, de alguna manera creo que  es mejor así, y se pasa todo de golpe.
Los psicólogos dicen que la muerte de un ser querido, un divorcio, una mudanza y la pérdida de empleo son las situaciones más estresantes, y a mi me han pasado tres de ellas juntas.
Estoy en ese punto definiendo mi futuro. Por primera vez tengo una sensación de descontrol, no tengo control de nada, solamente Fe y Esperanza de que todo va a ir bien. Pero como soy de las personas que creo que todo depende de nosotros mismos, voy a empezar a definir mi futuro, pasos cortos pero firmes.
He empezado retomando viejas costumbres que siempre me han ayudado: poner flores frescas en casa, comer mucha fruta, tener chocolate a mano, pasear, bailar (evidentemente por ahora no), leer (es la mejor terapia para alejar los pensamientos negativos), ponerme ropa con alegres colores, y cuanto peor te sientas más guapa has de ponerte, no para gustarle a nadie, ¡sólo para ti!, eso si sin parecer un payaso. ¡Invierte en ti!
¡Qué tengáis un buen comienzo de semana!.
Un abrazo,
Natalia Requena.