Páginas

Entradas populares

Mostrando entradas con la etiqueta actitud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta actitud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de abril de 2016

Jefes tóxicos


He pensado mucho en publicar o no esta entrada, no tiene nada que ver con lo que conozco , pero llevaba tiempo dándole vueltas a la idea, y al final he decidido publicarla.

¿Por qué muchos jefes tratan mal a sus empleados? Siempre pienso lo mismo no sólo en los jefes sino en cualquiera que tiene un mal comportamiento por así decirlo, es  por falta de seguridad y autoestima. He estado recopilando información que os mostraré a continuación, espero aportar mi granito de arena a esta vida loca.

"Un jefe tóxico es un jefe que trata mal a sus empleados sin ninguna razón, es la persona que no valora a sus trabajadores, los ignora, los hace sentir mal o crea, de una forma u otra un mal ambiente de trabajo".

Características de un jefe tóxico:
  • Grita.
  • No sabe comunicarse.
  • Es autoritario y piensa que siempre tiene la razón.
  • Actúa a la defensiva.
  • No es de confianza
  • Es irresponsable.
  • Cree que es el único que trabaja.
  • Se considera imprescindible.
Si no sabes lo que quieres es muy poco probable que tus empleados sepan lo que tienen que hacer. No des por hecho que todo lo saben. Si los tratas mal se bloquean, no rinden, no porque no sepan hacer bien su trabajo, sino porque se desmotivan, y,  en muchos casos no saben lo que tienen que hacer. Eres tú el que debes organizar su trabajo, darles unas pautas, y tener claro que es lo que tienen que hacer, por supuesto, tienen que ser autónomos, pero si cada segundo cambias de opinión, ellos se pierden. A lo mejor, deberías plantearte si tú sabes por donde vas, es como un capitán de barco, si no sabe el rumbo...¿hacia dónde va a ir su tripulación? pues lo mismo para dirigir una empresa... tiene que ser clave hacia donde vas, los demás te seguirán... un buen jefe es un líder, y, si confían en ti te seguirán con una fe ciega.
¿Cómo actuar?

Creo que en estos casos lo mejor es una buena actitud e intentar ser muy positivos, aunque a veces cuesta y mucho. Debemos controlar el temperamento y las emociones, pero sin dejarnos pisotear, no estamos en el colegio, no nos tiene que tratar como a niños. Ni tampoco son nuestros padres.

Sobre todo, no discutas con él, y, nunca te lo tomes como algo personal. Intenta hacer bien tu trabajo, mira a ver en que puedes mejorar. Averigua cómo es tu jefe, todos somos humanos, empatiza e intenta ver lo bueno que hay en él,  así aprenderás a sobrellevarlo. Actúa con humildad.  Sé que es muy complicado, pero sobre todo evita entrar en bucle. Deberías identificar tus puntos fuertes y débiles, los fuertes potenciarlos, y los débiles intentar mejorarlos.

Entiendo que están sobrecargados, también tendrán problemas con sus superiores. Pero también sé que se consigue mucho más con buenas maneras, y haciendo sentir bien a la gente. Todos tenemos que aprender, tirar para adelante y,  nunca dejar de luchar.

Lógicamente, si ves que no puedes más tendrás que buscarte otro trabajo, porque sólo se vive una vez.

Estos últimos meses  he visto cosas que no me han gustado nada, y siempre digo lo mismo es un problema de actitud, pero después de haber pasado unos días maravillosos rodeada de familia y amigos, me vuelvo a replantear mi vida y mis prioridades, sin buscar culpables ni responsables pero he tenido mucho que ver en lo que me ha pasado. La vida es eso... seguir adelante, caerse, levantarse, no permitir que nadie nos pare, y tener siempre la certeza de que todo va a ir bien.

¡Muchas gracias por leerme!

Un abrazo,

Natalia Requena Rugero.

Desde hace algún tiempo me hago la misma pregunta, qué necesita el ser humano para no cometer los mismos errores constantemente, ¿habrá alguna ley divina que hará que se repitan las mismas historias hasta qué aprendamos la lección?....


Fuente: gestion.org







domingo, 9 de agosto de 2015

Volver a empezar



Los que me conocéis, sabéis que creo en el libre albedrío, las personas tenemos el poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones, y, por pocas que sean, marcarán nuestro destino.


Es verdad, que hay situaciones externas que no podemos controlar, pero si que depende de nosotros la actitud que adoptemos para afrontarlas. Siempre hay que tener fe y esperanza, nada dura para siempre, y sobre todo, debemos tener confianza y seguridad en nosotros mismos.

Llega un día que tienes que volver a empezar , no te puedes dejar llevar, el mundo que conoces se desvanece, no es ni mejor ni peor que el que está por venir, simplemente es diferente, ya no valen las medias tintas, es todo o nada. Tienes que parar, hacer introspección de tu vida, definir tu futuro, y entonces te das cuenta, es lo más triste y doloroso, que eres el único responsable de todo lo que ha pasado en tu vida, por no saber decir que no, por conformarte, por no ser capaz de cambiar una situación o, simplemente aceptarla y sacar lo mejor de ella.

La vida te pone a prueba, y ya tienes que elegir, tomar un camino, no detenerte, no mirar para atrás, seguir adelante, porque si nos seguimos deteniendo en el pasado, no tenemos presente, y lo peor de todo, es que no tendremos el futuro que deseamos. Aunque el único momento que existe es el presente, y hay que practicar el aquí y ahora, como dicen los psicólogos de reconocido prestigio, cuando el futuro que se avecina es tan incierto, es inevitable tener miedo, especialmente a las personas indecisas, que tomen la decisión que tomen, siempre les da la sensación que la otra opción era la mejor.

Si una persona o situación no nos gusta ¿por qué no la cambiamos?, ¿por qué dejamos pasar el tiempo? los problemas no se solucionan solos, hay que afrontarlos, el dolor hay que sentirlo, porque sino de alguna manera estamos alargándolo todo demasiado en el tiempo, y lo peor, son las dudas, elige, lo que creas que es más conveniente, y ya, olvidarte de las otras opciones, sigue, que para cambiar siempre estamos a tiempo, pero no te estanques, no dudes, no tengas miedo, porque tal vez, lo mejor esté por llegar.

Escucha, observa a tu alrededor, estate tranquilo y seguro, que cuando menos te lo esperes todo empieza a cambiar, ten paciencia y disfruta del camino.

En eso consiste la vida, tal vez,no sea la que soñábamos, pero nunca es tarde, siempre se puede volver a empezar, ese es el milagro, por el simple hecho de estar vivo, puedes avanzar, y, puedes elegir tu destino.

En los próximos meses la vida de algunas personas que conozco cambiará, pero tendremos nuestros recuerdos, algunos seguiremos juntos, otros no.... pero siempre estarán en mi corazón, y, todas las personas que aparecen en nuestras vidas, son las correctas. Gracias chicos, hemos pasado ratos buenísimos, y los que nos quedan, como siempre decimos lo daremos todo hasta el final.


Un abrazo,


Natalia.



 

domingo, 31 de mayo de 2015

En búsqueda de la felicidad


 

Haciendo balance del último año, he aprendido varias cosas:
 
  • La felicidad depende de uno mismo, no cometas el error de dejar en manos de otro tu bien más preciado, ser feliz. Esto no significa que no haya personas que nos hagan sentir mejor que otras, pero aprende a estar solo y a amarte a ti mismo, solamente así podrás amar a los demás.
  • Todo acto tiene una consecuencia. Si, aunque parezca mentira, cualquier comportamiento por inofensivo que parezca siempre va a acompañado de un resultado. Cualquier decisión que tomes pregúntate si te traerá felicidad tanto a  ti como a todos los que te rodean.
  •  Siéntete agradecido, siempre hay motivos para estarlo, se honesto contigo mismo y con los demás.
  • Los niños son nuestros maestros, escúchalos atentamente, tienen mucho que enseñarnos.
  • Nada es para siempre, así que disfruta cada día como si fuese el último, porque el tiempo perdido nunca se vuelve a recuperar.
  • Hagas lo que hagas tienes que poner todo tu empeño y todo tu corazón. sin esperar nada a cambio, los que te quieren lo agradecerán y los que no, no será tu problema. Egoístamente haciendo el bien, te beneficias a ti mismo. No esperes nunca nada de nadie, te evitarás muchas decepciones.
  • Todas las personas que llegan a nuestra vida, son para enseñarnos algo, así que habla menos y escucha más, y sobre todo, observa.
  • No sé dónde lo leí, pero me encantó:
"¿Cuándo dejaste de bailar?"
"¿Cuándo dejaste de cantar?"
"¿Cuándo dejaste de maravillarte por las historias?"
"¿Cuándo dejaste de encontrar el confort en el territorio exquisito del silencio?"
  • Las respuestas siempre están dentro de ti, aprende a buscarlas, a estar solo, a perderte, a encontrarte.. en definitiva ... en estar a gusto contigo mismo.
  • Cuando veas algo que no te gusta, simplemente sonríe, date media vuelta, no te enfades, no merece la pena, "más vale tener paz que tener razón".
  • No tienes que ser perfecto, simplemente tienes que ser tu mismo, me di cuenta que la vida no me exigía tanto, era yo misma.
  • No juzgues, no sabemos realmente porque esa persona actúa así, y cuales son sus motivos, dedica esos pensamientos a mejorarte.
  • El amor y la amistad no se mendigan, te tienen que querer y aceptar como eres, no hay más.
  • El valor te lo das tú mismo, no esperes aprobación de los demás.
  • Siéntete merecedor de cosas buenas, cree y sueña.
  • Aprende a decir no con asertividad y elegancia.
  • La rabia y la ira solamente nos hace daño a nosotros mismos.
  • Perdónate a ti mismo y a los demás, siempre saldrás ganando.
  • Se humilde.
  • Medita.
Os deseo una estupenda semana,

Natalia.



domingo, 22 de marzo de 2015

Invierte en ti.


"Cuando una mujer decide sanar, se transforma en una obra de amor y compasión, ya que no solo se sana a si misma, sino a todo su linaje" (Nadia).

Céntrate en ti, si tú estás bien, todo tu alrededor lo estará, invierte en ti, en sentirte guapa, en estar a gusto contigo misma, en hacer actividades que te hagan sentir realmente feliz. "Nunca renuncio a las cosas que me hacen feliz. Haz lo mismo no es egoísmo es alegría de vivir" Paulo Coelho.

Soy repetitiva, lo sé, es verdad, pero me doy cuenta que sabemos la teoría a la perfección, pero suspendemos la práctica, centrémonos en lo positivo.

Como un niño puede ver y oír mil veces lo mismo, y hacerle siempre la misma gracia, en cambio un adulto, no, y entonces, ¿por qué. nos recreamos en nuestras miserias?

Sabéis que siempre os muestro lo que pruebo, pero para adquirir cualquier hábito está demostrado que se necesita un mínimo de 21 días, ahí van los consejos que he recopilado, que recomiendan los coach:

Se positiva, no elegimos los problemas que nos encontramos a lo largo del día, pero si la actitud para afrontarlos.

Duerme y ríe más, el descanso es fundamental para tener un buen día. Ríe aunque no tengas ganas, sonríe, finge que eres feliz, como dice Jane Fonda, sonríe que al final te lo terminarás creyendo. Recuerda situaciones graciosas, y, pasa tiempo con tus amigos.

Haz ejercicio, baila, camina, corre, practica yoga.... en definitiva muévete. Hacer deporte libera endorfinas, son las moléculas responsables de la felicidad.

Cuida tu alimentación, es fundamental comer bien, por muchos motivos, entre otros porque mejora el estado de ánimo y te ayuda a mantener la línea. Olvídate de la cafeína, del tabaco, de la comida basura, de los productos light. Invierte en un frutero, y llena tu cocina de legumbres, miel, salmón, verduras de hoja verde, nueces, coco, chocolate y carne de ave.

Con estos consejos, quién te ha dicho que vayas a tener un mal día, así que cuando te levantes planifica tu día como te gustaría que fuese. ¡A crear nuevos hábitos saludables!.

Gracias por leerme.

Un abrazo,

Natalia Requena Rugero.

Pd: No te compares con nadie, eres única y especial, sé la mejor versión de ti misma.

Os voy a poner a continuación dos vídeos, para hacer ejercicio desde casa, y os aseguro que se suda de verdad, Vuélvete Sexi. Bailarinas, espero que os gusten.



jueves, 1 de enero de 2015

Feliz año 2015






Cuando terminé de publicar la anterior entrada, Decisiones con plena consciencia, me di cuenta que ni me había despedido ni os había dado las gracias. Esto me hizo reflexionar de lo deprisa que vamos, no nos paramos a pensar, no disfrutamos de las pequeñas cosas como un amanecer, un paseo por la playa, el agua que cae del grifo (aunque lo veamos tan normal abrir el grifo y que caiga el agua, es un lujo, en muchos lugares del mundo no tienen agua potable, por este motivo, no deberíamos malgastar ni una gota), la risa de un niño...hay una infinidad de cosas hermosas que con simplemente mirarlas nos harían mantener la atención plena en el  presente y disfrutarlo tal cual es, el único momento real. Llevo más de quince años pasando por el mismo sitio, y nunca me había fijado y disfrutado de la hermosa imagen del Castillo de Alicante, y me di cuenta que en muchas ocasiones estoy atrapada en mis preocupaciones y en mis pensamientos,  me pierdo en el pasado y en el futuro, no disfruto del presente, se me escapan lugares y situaciones hermosas, y es tan simple como pensar que en este momento todo va bien.

Aprovecho este post para felicitaros el año nuevo, y agradeceros de todo corazón que me leáis, muchas gracias por vuestras críticas constructivas, y por vuestros mensajes de apoyo, sin vosotros esto no sería posible.

¡Qué tengáis un estupendo comienzo de año!... y ya sabéis, escribir vuestra propia historia.

Un abrazo,

Natalia Requena.


domingo, 30 de noviembre de 2014

La importancia de no dejarse las cosas a medias (2ª parte)





Lo prometido es deuda.

Esta segunda entrada, era la que iba a escribir primero, como comenté en la anterior fue mi hijo el que me dio la idea, esta vez no quería hablar de mi vida privada, se lo comenté a Daniel, y, me dijo que me documentara del tema. Eso es lo que he hecho, aunque en todas mis entradas siempre le doy un toque personal, esta vez voy a ser más escueta.

A continuación os mostraré lo que he ido encontrando, como siempre espero que os sirva de gran ayuda:

Divide la atención: si tienes algo a medias e intentas hacer otra cosa, tendrás un ojo en cada cosa. No podrás poner toda tu atención (lo más grande que tienes) en lo siguiente que hagas.

Es un retraso disfrazado: dejar una tarea a medias es diferir un "problema". Es un frente abierto que tarde o temprano volverá sobre nosotros. Y seguramente en el peor momento.

Da sensación de no avanzar: una tarea terminada es una tarea tachada que da sensación real de progreso y resultados. Muchas tareas a medias dan sensación real de bloqueo.

Aumenta el agobio: cuantas más cosas a medias pendientes, más sensación de agobio y ansiedad. Y es posible que estrés.

Impide empezar cosas nuevas: cuando cierras una puerta puedes abrir otra (proyectos…) con más confianza. Pero si tienes muchas a medio cerrar nunca te verás con la seguridad para empezar cosas nuevas. Las cosas nuevas te hacen crecer y aprender. Las viejas a medias no.

Te acostumbras a ello: como cualquier mal hábito, a base de repetirlo va creciendo en forma de espiral y acostumbrándonos a hacer las cosas así. Dentro de unos años, será todavía peor.

"Es importante hacer frente a este estilo de vida en la adolescencia, porque se puede acabar convirtiendo en modo de vida crónico y frustrante en la edad adulta. Para acabar con la inactividad y la postergación de tareas, se recomienda:

1. Aprender a lograr un equilibrio cotidiano entre las acciones que se perciben como obligaciones o deberes (como limpiar o estudiar) y las cosas que se hacen y se perciben como "deseos" (por ejemplo salir con los amigos, ir al fútbol o practicar aeróbic). Por ello, es necesario planificar actividades que cada persona perciba deseos, hobbies o pasatiempos.

2. Introducir actividades gratificantes en la rutina diaria. Las personas sometidas a situaciones de poca estimulación, ambiente y vida monótona, y bajo nivel de actividad son propensas a sufrir trastornos del estado de ánimo y de ansiedad. La sensación de "no hacer nada", puede provocar sensación de estancamiento, desasosiego e intranquilidad. Un nivel adecuado de actividad está relacionado con un buen estado de ánimo.".

De los objetivos que me había propuesto, lógicamente no los he cumplido todos, como dice Nicolás que buscando un objetivo te puedes dar cuenta de que hay otros, eso es lo que me ha pasado con el baile, ahora también estoy haciendo danza contemporánea,  me hace sentir libre. La parte de no juzgar y ser mejor persona me cuesta, seguiré intentándolo, y seguramente lo conseguiré, tengo que añadir otra cosa que soy excesivamente impulsiva, y esto tengo que controlarlo, respirar hondo y contar hasta diez antes de decir algo, que probablemente media hora más tarde me arrepentiré, siempre todos nuestros actos tienen consecuencias y esto no hay que olvidarlo, para antes de seguir, reflexiona cuenta y sigue. Seguramente no tendrá tanta importancia como pensabas, y seguro que dirás merece la pena, fastidiar este momento por eso… todo tiene solución.

Me planteó muchas veces si hay gente mala en el mundo, y he llegado a la conclusión de que no, son las menos, pero hacen más ruido, creo que son personas que realmente no saben lo que hacen, tal vez haya algunas que si, pero son las menos, porque si fuésemos conscientes del daño que ocasionamos con nuestros actos, más de uno actuaría de manera diferente.

Generalmente, siempre doy un toque de ánimo y de positividad a mis entradas, pero he pasado una semana horrible, como hacía tiempo que no pasaba, estaba agotada psicológicamente. No entendía  muchas cosas que estaban pasando a mi alrededor, y la situación os iba a poner que me estaba superando, pero mientras escribía miraba a mi niño, y esto a mi no me supera. Me gustaría comprender y olvidar, pero es realmente difícil, así que he optado por aceptar, sacar el lado positivo, seguir adelante, y sobre todas las cosas, respetarme a mi misma.

 
Hoy casualmente he encontrado esto que me está ayudando y espero ayudar a otras personas:

· Piensa menos, siente más.

· Frunce menos, ríe más.

· Habla menos, escucha más.

· Juzga menos, acepta más.

· Mira menos, haz más.

· Quéjate menos, aprende más.

· Tiene menos, ama más.

Un abrazo,

Natalia Requena.

PD: Haz de tu casa un hogar, vacíala de cosas, límpiala, y así, vaciarás tu mente. Como dice mi amiga siempre que puedas disfrútala. ¡Esto también lo he conseguido¡. Esta entrada se la dedico a mi hermana, te quiero Vic.





sábado, 18 de octubre de 2014

La importancia de no dejarse las cosas a medias (1ª parte)







Después de un largo periodo sin escribir e intentando asentar las ideas empiezo mi entrada con un nuevo cuaderno de viajera, uno muy especial, y lo es, por varias razones, pero la más importante es que me lo han regalado unas bellísimas personas, que en este momento no podría prescindir de ninguna de ellas.



En este momento de mi vida me siento realmente afortunada por tener tanta gente que me arropa y se preocupa por mí,  algunas las conozco de toda la vida, otras no. De hecho hace más de un año, he recuperado tres amistades, una de la infancia, otra del instituto, y otra de la Universidad, han sabido cada una a su manera, que vea a través de otros ojos, porque a veces estamos ciegos, la cabeza en ocasiones juega malas pasadas, y lo han hecho con un amor incondicional.

El contenido de este post se le ocurrió a mi hijo, no quería hacer esta entrada muy personal más bien quería documentarme,  pero entonces no sería yo…, y hay algo más genuino y brillante que ser uno mismo, mostrarse al mundo tal y como eres, sin vergüenza….abriendo tu alma. Al final he escrito dos entradas, esta y otra que la publicaré en breve con los contenidos que he ido encontrando.

A lo largo de mi vida he empezado muchas cosas , me paro a pensar y, no he terminado ninguna.  Soy una persona muy indecisa, esto hace que tome la decisión que tome siempre pienso que es errónea.

La vida resulta mucho más sencilla cuando uno tiene claro lo que quiero hacer, tienes un objetivo concreto, y vas a por él.

Recuerdo que decidí la carrera universitaria en la cola de la prescripción, y no porque tuviera una mala nota sino porque no sabía qué hacer… y no la terminé porque me aburría, como todo lo que hago, empiezo con mucho entusiasmo y pasa el tiempo de la novedad y me aburre, un año después de abandonar los estudios los retomé, otra carrera más corta para terminar pronto. Todo esto crea insatisfacción, y al final bajada de autoestima.

Hay que hacer cosas, que nos hagan felices y nos creen satisfacción por eso he vuelto a bailar, que también era una de mis tareas pendientes, empecé hace un año, y ahora que dispongo de más tiempo voy a una academia, no para hacerme bailadora profesional ni mucho menos, sino para sentirme mejor.

Animo a todos aquellos que se dejaron temas pendientes que los terminen, a buscar un sentido a la vida, pero mientras tanto como decía Rafael Vidac, espera en movimiento, se muy feliz y disfruta con lo que hagas, sea lo que sea, pon toda tu atención, energía y mucho amor, porque la felicidad no está en nada externo sean personas o cosas, sino en uno mismo. Aprende a distinguir que situaciones puedes cambiar y cuáles no.

Hace algún tiempo dejé de lado algo que durante años fue muy importante para mí, lo abandoné y, lo más triste es que me abandoné a mí misma, y los compromisos están para cumplirlos, porque aunque cambiemos de actividad o de personas, si nuestros problemas internos no los hemos resuelto irán con nosotros haya donde vayamos o con las personas que estemos. Ahora también lo he retomado con otra actitud, con mucha más fuerza y ganas, y sobre todo con muchísimo amor. Cuando amas lo que haces nada puede ir mal.

Hace un par de días leí en la página web de  Una mente maravillosa que hay momentos en la vida que nos cuesta más levantarnos de la cama, y tirar hacia adelante,  la mejor forma de afrontar los problemas es "saliendo de la cama y empezando bien el día, y para ello nos daban los siguientes consejos:

  • Toma un rico desayuno.
  • Lee un libro y dejas las noticias para después.
  • Medita.
  • Haz ejercicio.
  • Vestirse bien.
  • Confía en ti mismo.

  •  
    Como dice en este artículo tomaré conciencia plena de mi cuerpo y de mi mente, y sobre todo tendré en cuenta que siempre "elegimos nuestros pensamientos". Para ello me he propuesto:
    1. Bailar.
    2. Ponerme linda todos los días.
    3. Hacer mi trabajo lo mejor posible, intentado siempre mejorar, dar un buen servicio, y aprender.
    4. Ser mejor persona.
    5. No criticar.
    6. Pasar más tiempo en casa.
    7. Como dice mi amiga Isabel ver una actuación de Sara Baras.
    8. Ser muy feliz.
    9. Dar gracias a la vida, simplemente por el hecho de vivir.

    Siento que empieza una nueva etapa en mi vida más clara y sencilla.


    Gracias a todos por leerme, por darme ánimos y sobre todo, por estar ahí siempre que os necesito.

    Un abrazo,

    Natalia Requena.

    PD: os dejo un enlace de una amiga, tiene cosas monísimas Abalorios Atrapasueños.